El Reporte

CJNG busca control del Puerto de Lázaro Cárdenas en Michoacán


La carretera 37D comunica al puerto con la región de El Infiernillo, La Huacana y Múgica, y es utilizada para el traslado de precursores químicos, base de la metanfetamina y el fentanilo que produce el crimen organizado en sus narcolaboratorios en la zona


REPORTE MAYA | Mandos militares atribuyeron la persecución de sicarios del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) contra soldados cerca de Nueva Italia, Michoacán, al control que ese grupo criminal quiere mantener sobre la carretera México 37D para movilizar la producción entre sus narcolaboratorios y el Puerto de Lázaro Cárdenas.

Fuentes de la Defensa Nacional explicaron que la carretera 37D comunica al puerto con la región de El Infiernillo, La Huacana y Múgica, y es utilizada para el traslado de precursores químicos, base de la metanfetamina y el fentanilo que produce el crimen organizado en sus narcolaboratorios en la zona.

Soldados y elementos de la Guardia Nacional hallaron un narcolaboratorio en la zona de El Infiernillo, capaz de producir más de 150 kilos de droga sintética al mes, según las fuentes.

“Ya están desplegadas las tropas en esa región, y se continúa con la búsqueda de laboratorios clandestinos, se están geolocalizando dos más, y se define su destrucción por tierra”, advirtió el mando.

Expertos en seguridad confrontaron posiciones sobre la situación que enfrenta el Ejército en la zona.

“Es absurdo, pero la ley limita a los soldados a no confrontar a los criminales con su arsenal”, lamentó el académico de la UNAM, Javier Oliva.

“Lo que vemos en los videos es que el Ejército no tiene control en esas zonas estratégicas, donde está el puerto de Lázaro Cárdenas, es una afrenta directa al Ejército y eso no habla más que de falta de gobernabilidad”, dijo a su vez Juan Salgado, investigador del CIDE.

Actualmente en todo Michoacán hay 4 mil 500 efectivos desplazados entre Ejército y Guardia Nacional.

En el trángulo de Tierra Caliente, señalan autoridades, se ha detectado la operación de al menos una decena de narcolaboratorios de distintas capacidades, algunos de ellos de fentanilo.

Sin embargo, los accesos complicados a la sierra y la vigilancia con alto poder de fuego con la que cuentan las células criminales han acotado el despliegue militar para el desmantelamiento de estas fábricas clandestinas de droga.

En todo 2021, el Ejército localizó 22 narcolaboratorios en el país, pero sólo uno de ellos en Michoacán, el cual estaba ubicado en las inmediaciones de la capital del Estado. El resto fue hallado en Sinaloa, Jalisco, Colima, Baja California y Durango.

Un año antes, los soldados desmantelaron cuatro laboratorios clandestinos en Michoacán, pero lejos del triángulo de Tierra Caliente: dos en Ario de Rosales, a unos 50 kilómetros al norte de La Huacana; otro en Turicato, a 90 kilómetros de La Huacana, y uno más en Peribán, a 67 kilómetros al noroeste de Uruapan.

La tarea del Ejército este año fue ingresar a Aguililla -cuna de Nemesio Oseguera, “El Mencho”, líder del CJNG- municipio que se mantuvo bajo el control del crimen organizado durante casi un año, con el empleo de barricadas, carreteras trozadas y hasta narcominas, para evitar el paso de militares por terracerías.

Pero les falta ingresar al triángulo de Tierra Caliente, al corazón de Arteaga -donde nació y se crió “La Tuta”-, Tumbiscatío, La Huacana, Nueva Italia, Múgica y zonas aledañas de Aguililla.

Las rutas

Ya con el dominio del triángulo de Tierra Caliente, donde producen las drogas sintéticas, el CJNG está buscando tomar el control de la carretera federal 37, que parte del puerto Lázaro Cárdenas (lugar de entrada de precursores químicos) al norte del Estado, hasta Nueva Italia, donde se ubica el crucero de Cuatro Caminos.

Éste último es un punto estratégico, refieren las fuentes militares, pues desde ahí el tráfico de drogas continúa hacia Uruapan, La Piedad y luego a Guanajuato, con ramales a Aguascalientes, Zacatecas y Coahuila, o a San Luis Potosí y después a Tamaulipas.

De Cuatro Caminos también se va hacia Apatzingán, luego Jiquilpan, hasta los límites con Jalisco, Durango y Chihuahua, detectaron las autoridades.

“A nivel regional se ha detectado que quieren conectar Tumbiscatío con Aguililla por la sierra, tema que es imposible para los vehículos, se han localizado cuatrimotos abandonadas en su intento por esta conexión para el tráfico de precursores a los laboratorios que pudieran estar operando en Aguililla”, reveló una fuente militar.

Para tratar de inhibir el trasiego de drogas del CJNG, desde el miércoles, indicó, 290 soldados y 90 elementos de la Guardia Nacional patrullaron la carretera 37, de Nueva Italia hasta un poblado conocido como Los Olivos, perteneciente a La Huacana.

Afirmó que instalaron puestos de control vehicular y esperaron la confirmación aérea para ingresar a terracerías en busca de plantíos ilícitos y narcolaboratorios.

Con información de medios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button