El Reporte

¿Efectivo o tarjeta? continúa el descarado ‘huachicoleo’ de las gasolineras en Quintana Roo


El “Cartel de Gasolineras” en la península continúa ordeñando a Pemex, al SAT y a los automovilistas.

REPORTE MAYA | VÍCTOR FLORES | En el inicio del gobierno de la 4T, se destapó la red de “huachicoleo” al que recurrían las gasolineras del país, entre ellas las de Cancún y todo Quintana Roo, que compran gasolina robada y barata, para venderla cara y con litros incompletos.

El negocio ilícito más redituable para concesionarios de la red de gasolineras del país y funcionarios de Pemex que vendían el “huachicol” en lo que resultó ser un mecanismo de ordeña a Pemex y de concentración de riqueza para funcionarios y concesionarios a costilla de los mexicanos.

El negocio duró años como parte de la corrupción en el gobierno federal, y aunque el gobierno de López Obrador lo atacó cuando llego al poder, los empresarios gasolineros se las han ingeniado para continuar comprando y vendiendo “huachicol” a los automovilistas.

Cada que un automovilista acude a una gasolinera de Cancún o de cualquier ciudad de Quintana Roo o de la península, a cargar el cada vez más caro litro de gasolina, tiene que escuchar que el despachador le pregunte, ¿efectivo o tarjeta?

Usted se preguntará, ¿porque siempre me preguntan cómo les voy a pagar?

Bien, es fácil, el Sistema de Administración Tributaria SAT, detectó que los empresarios gasolineros del país, facturaban más gasolina y que la le compraban a Pemex, único distribuidor legal de gasolina en el país.

Es decir si los concesionarios compraban 200 mil litros a la semana, su facturación era de 300 o 400 mil litros por citar un ejemplo, y estoy solo podía ocurrir con la venta de gasolina robada, el llamado “huachicol”.

El SAT detectó esta irregularidad y persiguió a varios empresarios gasolineros, Pemex le canceló el contrato de servicio solo a unos cuantos, 103 para ser exactos.

Como resultado de la fiscalización hacendaria y vigilancia de sus movimientos por parte del SAT, los empresarios gasolineros optaron por no cobrar el servicio con tarjeta y cobrar solo en efectivo, para “lavar el dinero” proveniente del huachicol.

Es por ello que ahora en las gasolineras donde usted surte su tanque de gasolina hay horarios y momentos en que los despachadores no aceptan el cobro con tarjeta, ya que la operación de compra-venta queda registrada fiscalmente.

Los despachadores llevan una contabilidad de cuántos vehículos pagan en efectivo y cuántos con tarjeta, debe ser un 50-50.

Esta condición en las gasolineras ha provocado altercados entre automovilistas y despachadores que no quieren aceptar el pago con tarjeta, porque esa es la regla y la exigencia de los concesionarios gasolineros para seguir ordeñando a Pemex, robando al país y a los mexicanos.

No les basta con vender litros incompletos y caros, sino vender la gasolina robada a precio oficial como si la compraran directamente a Pemex.

Esa es una de las verdaderas razones del cobro en efectivo en las gasolineras, no es que no haya señal, ni sistema en la terminales, es que el robo y la corrupción no se ha terminado y Pemex sigue siendo “La Gallina de los Huevos de Oro” para unos cuantos o más bien para quienes forman parte del “Cartel de Gasolineras”.

En Quintana Roo los concesionarios gasolineros son pocos, no más de cinco se aglutinaron en “La Gas” y otras marcas para simular (fingir) que hay competencia, además han “comprado la plaza” a la Secretaría de Desarrollo Urbano Municipal de Cancún y Playa del Carmen para que nadie más entre a este mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button