Opinión

El Estado de Derecho en el pueblo Maya


CAMINOS DEL MAYAB | MARTIN G. IGLESIAS | Recorrer las zonas mayas de Quintana Roo, donde habitan más de 200 mil personas, es una experiencia que cualquiera que ame la cultura maya no puede perderse; pero también duele, muerde y enoja las condiciones de vida y falta de oportunidades de este Gran Pueblo.

Parece que se detuvo el tiempo, porque viven en condiciones tecnológicas, de servicios e infraestructura del siglo pasado, porque a esta minoría los gobiernos que han pasado cada tres años y seis años, no las ven ni las oyen, solamente acuden a ellas en tiempos de campaña.

No hay Estado de Derecho como lo define la Constitución, no hay igualdad de condiciones, atención en servicios como salud, educación, generación de empleo, apoyo al campo y oportunidad del desarrollo de la personalidad para la incorporación a la sociedad. Eso sí, acaba de pasar el Día Internacional de los Pueblos Indígenas y algunos representantes fueron a la capital del País para ser exhibidos por el Gobierno Federal como si fueran una atracción; otros políticos(as) se atrevieron a publicar una foto en sus redes sociales con algún representante de estos pueblos originarios; otros más, desde la comunidad de su oficina dicen ser gestores de estos pueblos, pero en realidad son unos estafadores.

Lo que sí es una realidad, es que desde principios del siglo pasado (1910), estas comunidades mayas están en aislamiento casi total, pues los caminos que las comunican entre sí y con la cabecera municipal corresponden en su mayor parte a terracerías de complicado tránsito. Hay un gran contraste en el desarrollo de los mayas del centro de Quintana Roo, que ha sido diferente de los del resto de los mayas de la Península de Yucatán. Su sistema de organización militar interno y su culto a la “cruz parlante” son dos de las expresiones político-culturales que les identifican y diferencian. Estas expresiones tienen su origen en el movimiento armado conocido como Guerra de Castas, iniciado en 1847 en el estado de Yucatán, y que se prolongó por poco más de cincuenta años, durante los cuales los mayas rebeldes ganan cierta autonomía que hasta la fecha es posible identificar en muchas de sus expresiones sociales y políticas. ¿Será por eso que no quieren que se levanten los Mayas Cruzo’ob?

Hoy más que nunca los más de 200 mil mayas que habitan en Quintana Roo desean que llegue el Estado de Derecho a sus comunidades; que puedan respetar sus Derechos Humanos; que los gobiernos puedan tener traductores en los centros de impartición de justicia; en el sector salud, principalmente en los hospitales de la zona; en las dependencias del Estado que tengan que ver con la gestoría; pero es urgente que estén comunicados tecnológicamente con el mundo, así como la infraestructura carretera de la que tanto carecen. Ahí se las dejo…

SASCAB
Bien dice el dicho: El carnicero de hoy podría ser la res del mañana. Digo esto porque algunos de los periodistas “más distinguidos” de Quintana Roo, durante los 5 años y diez meses que ha gobernado Carlos Joaquín González, no dijeron absolutamente nada sobre las condiciones de educación, salud y finanzas del Gobierno del Estado; ah, pero como ya está a un mes y días de terminar, ahora sí, salen con blandir su pluma como paladines de la justicia y la transparencia donde dicen que el Gobernador y su Gabinete todo lo hicieron mal; ¿será porque no habrá bono sexenal? ¡Qué pronto cambian sus amores! Al tiempo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira igual
Close
Back to top button