Opinión

El Tramo 5 del Tren Maya, entre AMLO, Xcaret y sus activistas

Pareciera que no hay memoria, pero en Cancún el Grupo Xcaret se “robó” y desapareció hace una década la popular playa pública conocida como “Playa Linda”, ubicada abajo del puente Calinda que conecta a la zona hotelera, ahí existía una playa propiedad de la nación y de los cancunenses que fue hurtada impunemente


La clausura del parque Xibalbá, el más reciente parque inaugurado por el Grupo Xcaret en Valladolid, Yucatán, es solo la “punta del iceberg” sobre la pugna entre el poderoso grupo de parques temáticos y el gobierno federal, por diferencias de intereses en torno al trazo de la ruta del Tren Maya.

El Grupo Xcaret de Miguel Quintana Pali y sus socios los hermanos Oscar, Marcos y Carlos Constandse, acostumbrado al manejo del poder económico y del influyentismo para construir y desarrollar sus parques a lo largo de más de 30 años, durante gobiernos priistas y panistas, se ha topado ahora con el gobierno morenista de la 4T.

Desde la inauguración del parque Xcaret en diciembre de 1990, el Grupo Xcaret ha construido y desarrollado una decena de parques, la mayoría de ellos en Quintana Roo, alterando la naturaleza, modificando ríos, dinamitando y alterando cavernas, sascaberas, cenotes, selva y dunas, además de devastar, construir muelles, dársenas y sobredensificar a placer la selva quintanarroense, todo sin que ambientalistas y activistas que hoy rechazan el Tren Maya hayan alzado la voz para frenar sus ecocidios.
Así han construido Xcaret, Xel Ha, Xplor, Xenses, Xenotes, Xoximilco y Xavage sobre miles de hectáreas de selva y suelo, donde ha usado maquinaria pesada, excavado y rellenado zonas de alta fragilidad.

Han arrasado con todo a su paso, insolentes con la naturaleza para levantar sus parques bajo la bandera de sustentabilidad; para el grupo Xcaret el deterioro ambiental “No es un delito, es un deleite”.
Durante los gobiernos priistas y panista, levantaron su imperio de parques, obteniendo permisos ambientales con influencias y todo el poder económico, para ni siquiera ser molestados o clausurados por inspectores de Profepa y Semarnat.

Con todo descaro, han gozado de los privilegios del poder.

El tren de la discordia

Visionario como siempre Miguel Quintana Pali, vio en el proyecto del Tren Maya, una oportunidad para acrecentar su imperio, al grado de proponer construir con millonaria inversión propia la estación de Playa del Carmen, con la condición de que esta quedara ubicada frente a sus parques Xcaret, Xplor, Xenses, que forman parte de su complejo hotelero y turístico.

Acostumbrados a conseguirlo todo bajo el influyentismo y poder económico, el rechazo y la negativa del gobierno federal a la propuesta, detonó la inconformidad del Grupo Xcaret contra el gobierno de AMLO y la 4T.

Trascendió que el dueño del grupo VIDANTA, con hoteles en Puerto Morelos y otros complejos turísticos, Daniel Chávez Morán a quien AMLO nombró supervisor honorifico del Tren Maya, fue el principal opositor a la propuesta de Xcaret.

Este desencuentro, es el que ha generado la polémica del Tren Maya en el tramo 5 Sur, casualmente donde están los intereses de Xcaret, y donde surge la oposición al trazo de la red ferroviaria por parte de especialistas y ambientalistas.

Paradójicamente el único tramo en conflicto del Tren Maya, es el ubicado entre Playa del Carmen y Tulum, y en el que recientemente y por casualidad, ahora, aparecen nuevas cuevas, cavernas, ríos subterráneos, vestigios mayas, etc, etc.

Durante las construcciones de Xcaret, donde hay ríos subterráneos y dársenas artificiales, en Xplor que son cavernas explotadas y modificadas o en Xenotes que son cenotes conectados o en Xochimilco, donde dinamitaron y crearon ríos artificiales, sospechosamente los ecologístas no aparecieron, nadie encontró nada y nadie denunció nada, a pesar que se trata de recursos naturales que son explotados con fines de lucro.

Algunas voces de rechazado al Tren Maya en este tramo por presunta fragilidad del suelo, son de buzos, espeleólogos, hidrólogos, ingenieros, ambientalistas y activistas, algunos de ellos empleados y ex empleados de Xcaret.

Coincidentemente el Grupo Xcaret ha requerido de ellos para explorar y conectar las cavernas, cenotes y ríos subterráneos de sus parques, y en el caso de ambientalistas y activistas para acallar y silenciar cualquier indicio de protesta contra la depredación.

No me queda duda que el presidente ya tiene información de quienes están detrás de los ataques al Tren Maya en este tramo, la disputa ha comenzado a develar el enfrentamiento abierto que ya existe entre el Grupo Xcaret y el gobierno federal.

La clausura ayer del parque Xibalbá de este grupo en Valladolit no es casualidad, tampoco que el presidente reclame a los ambientalistas ¿Dónde estaban? y porque nunca dijeron nada cuando Xcaret arrasó con la selva para construir sus parques y conectar cenotes.

Se robaron una playa pública.

Pareciera que no hay memoria, pero en Cancún el Grupo Xcaret se “robó” y desapareció hace una década la popular playa pública conocida como “Playa Linda”, ubicada abajo del puente Calinda que conecta a la zona hotelera, ahí existía una playa propiedad de la nación y de los cancunenses que fue hurtada impunemente.

Ahí sobre esa playa, Grupo Xcaret construyó lo que llamó “El Embarcadero” y lo que hoy es el muelle de salida de sus barcos Xeiling, denominados Xcaret y Xel Ha con los que movilizan turismo a Isla Mujeres.

Construyendo el futuro.

Tras el duro golpe que les represento en él 2022, el “fracaso” intentar construir un “Home Port” denominado Puerta Cancún-Xcaret, que consistía en un muelle para operar un puerto de salida de cruceros turísticos los inversionistas “durmieron” esta propuesta.

En esa ocasión los hoteleros de Cancún y Riviera Maya se opusieron al “Home Port” bajo el argumento que este proyecto era depredador de la hotelería tradicional, que la llegada y salida de turistas en cruceros afectaría las ocupaciones hoteleras, como ocurre en Cozumel y el proyecto quedó vetado por los hoteleros.

Sin embargo, el año pasado, 2021, el grupo Xcaret retomó la batalla, ahora con el proyecto “Sol y Selva”, con permisos “condicionados” obtenidos en 2019 para construir frente a su emblemático parque un muelle y una marina con capacidad para 15 embarcaciones mayores o hasta 24 barcos medianos, para el desembarque y embarque de turistas vía cruceros.

Xcaret construye un mega recinto portuario con marina artificial, donde los trabajos sobre la playa y modificación de la duna y el piloteo de grandes estructuras de concreto para montar el muelle, así como dragados y excavaciones para construir la dársena se realizan sin que los llamados ambientalistas y activistas se manifiesten a pesar del severo impacto ambiental y que la obra se realiza en las inmediaciones del Área Natural Protegida de la Reserva de la Biosfera del Caribe Mexicano.

Xcaret disfraza este proyecto como una marina con capacidad hasta para 24 embarcaciones medianas, lo que no se dice es que en el futuro esos 24 barcos podrían dar paso al tamaño de un crucero turístico y consolidar el sueño de Quintana Pali de operar un “Home Port”.

Xueños de Quintana Pali creador del imperio Xcaret

En su reciente libro autobiográfico “Xueños de Quintana Pali” el creador de Xcaret, se pronuncia a favor de los “Home Port”, tan perseverante como todo hombre de negocios y de éxito.

En dicho libro, el creador de Xcaret definió Quintana Roo como un destino “maduro” que requiere atender todos los segmentos del turismo y se pronuncia a favor del Home Port.

Y desveló que Xcaret contará con su propia terminal marítima para operar dos tenders con capacidad para 650 pasajeros cada uno de ellos.

El presidente de Grupo Xcaret y creador de un imperio basado en parques temáticos, hoteles, restaurantes, mueblerías y otros negocios, no cede en su sueño de construir y operar un Home Port.
No nos queda duda que Quintana Pali es un visionario y exitoso hombre de negocios, el “Rey Midas” del Caribe mexicano, generando más de 13 mil empleos directos y otros 24 mil indirectos, recibiendo a millones de turistas en sus parques.

Que ha sabido mover sus piezas y a sus socios dentro de la esfera del poder político, algunos socios son priista y otros son panistas, durante las campañas presidenciales y estatales se dividen, financian y apuestan a dos bandos para no perder.

Con AMLO no ocurrió así, hay que recordar que Oscar, Marco y Carlos Constandse Madrazo, son primos de Roberto Madrazo Pintado enemigo político de AMLO y quien no apoyaron.

Por primera vez en tres décadas, el poderoso Grupo Xcaret se enfrenta al gobierno federal, sin privilegios y sin blindaje.

Espero sus comentarios, opiniones y sugerencias en vfloresh@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button