El Reporte

Las prisas por concluir el Tren Maya ponen en riesgo miles de restos arqueológicos y meten presión al INAH


La meta fijada por el presidente López Obrador para que la obra esté terminada en 2023 conlleva el peligro de que vestigios y monumentos no sean resguardados debidamente, advierten expertos y la Auditoría Superior. En tanto, el INAH señala que se hace el mejor esfuerzo posible


REPORTE MAYA | MANU URESTE | Hasta el corte de este 8 de mayo, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) lleva descubiertos más de 25 mil monumentos y vestigios a lo largo de los mil 500 kilómetros de obras del Tren Maya en la Península de Yucatán. Se trata, como han señalado las autoridades, de un enorme tesoro arqueológico para México.  

Sin embargo, la ajustada fecha límite para terminar las obras de este megaproyecto —el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que debe estar concluido para finales de 2023— podría poner en peligro el análisis, la protección y la recuperación de esos restos, así como la exploración en los tramos que aún faltan por construir.

Así lo aseguran en entrevista con Animal Político expertos independientes en salvamento arqueológico, que señalan que el INAH “está haciendo todo al vapor” para recuperar la mayor cantidad de vestigios que se pueda, pero sin entorpecer los tiempos de ejecución de la obra ni los planes del presidente.

“Si el INAH estuviera investigando con una calidad mínima, la labor de análisis no estaría terminada en un sexenio completo, ni mucho menos el año que viene”, expone Miguel Covarrubias, arqueólogo con 30 años de experiencia. 

La Auditoría Superior de la Federación (ASF), en su último informe del pasado 22 de febrero, hizo una advertencia similar, al señalar que, ante la premura, existe el riesgo de que las labores de salvamento de todas las piezas y monumentos no se lleven a cabo con el tiempo que requieren. 

Asimismo, en tramos como el polémico 5 Sur, que va de Playa del Carmen a Tulum, en Quintana Roo, activistas denuncian que las obras no solo generarán una afectación ambiental en los ríos subterráneos, las cuevas y los cenotes por los que se proyecta que pase el tren, sino que también tendrán un impacto arqueológico en esas cuevas que, además de agua cristalina, esconden vestigios que van mucho más atrás de la civilización maya. 

Octavio del Río, especialista en Arqueología Subacuática, explicó que en esta zona de la Riviera Maya que va de Playa del Carmen a Tulum se han encontrado en esas cuevas los restos de 10 seres humanos de la Edad de Hielo, con más de 10 mil años de antigüedad, aunque el sistema de ríos subterráneos es tan grande que aún falta mucho por explorar.

“En tres décadas, llevamos apenas un catálogo de restos de 10 seres humanos, pero aún no sabemos qué hay realmente en los ríos subterráneos, que son los más grandes del planeta, y esto es lo que está peligrando con la obra del tren”, expone.  

El INAH, a través del doctor Manuel Pérez Rivas, responsable académico del Proyecto de Salvamento Arqueológico Tren Maya, también con más de 30 años de experiencia, señala que en los tramos 1, 2 y 3 del proyecto ya se han aplicado múltiples medidas para proteger in situ cientos de monumentos que están sobre el derecho de vía, como el uso de geomallas, además de que se han realizado modificaciones al trazo de la obra para proteger aquellos monumentos que no se pueden mover de lugar. 

En cuanto a la preocupación por los tiempos, Pérez Rivas comenta que en muchos proyectos de salvamento arqueológico “el tiempo nunca es suficiente”, aunque ello no es impedimento para cumplir con su labor.

Para ello, el investigador del INAH expone que, además de contar con casi 300 arqueólogos realizando trabajo en el terreno, se están utilizando drones y tecnología especializada para hacer recreaciones virtuales de los contextos arqueológicos hallados, lo cual ha permitido reducir los tiempos de intervención. Asimismo, recalca que esta tecnología va a permitir que, en un futuro, estos miles de vestigios puedan ser analizados por otros investigadores, por lo que la información y el patrimonio histórico no se perderán.

“No somos infalibles y estamos sujetos al escrutinio público. Pero tenemos la convicción de que estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo”, subraya.

Entre la espada y la pared
Equipados con cuerdas de rapel, cascos, linternas y un aparato GPS, el grupo de exploradores comienza a descender con cuidado por una brecha de la tierra que está junto a un árbol de tronco grueso y raíces kilométricas.

—¡Wow! ¡Está muy grande! —grita emocionada una de las exploradoras que se cuela con dificultad por la abertura estrecha y oscura que da acceso a una profunda caverna subterránea.

Es 21 de abril de 2022. El equipo de espeleólogos está en Playa del Carmen, a tan solo unos pasos del Tramo 5 Sur del Tren Maya. De hecho, la obra está tan cerca que en el video que graban los exploradores puede escucharse el ruido de las excavadoras.

En ese video también puede apreciarse que, junto a la oquedad que da acceso a las entrañas de la tierra, hay mallas de plástico color naranja. La cueva fue marcada por el INAH, la dependencia del gobierno federal que está al frente de las tareas de rescate arqueológico en las obras del tren, pero nadie de la autoridad ha entrado a explorar y a registrar el hallazgo.

“El INAH no registró este vestigio arqueológico. La cueva sí la marcaron y pasaron a su lado, pero NO entraron”, denunció en Twitter el equipo de espeleólogos, en el que se encuentra Roberto Rojo, espeleobuzo, activista y presidente del Círculo Espeleológico del Mayab.

Una vez abajo, los exploradores se encuentran con una cueva de “atmósfera prístina”, que probablemente era usada por civilizaciones pasadas como granero para conservar alimento —pues se mantiene a 26 grados todo el año—. Otra hipótesis es que, debido a su difícil acceso, fuera utilizada como “escondrijo” para guardar objetos litúrgicos y ceremoniales de las élites mayas. Por ello, los investigadores decidieron llamarla así: ‘El Escondrijo’. Fuente: Animal Político

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button