DestacadasNacional

Serpiente Lunar de Otoño desciende de la pirámide de Chichén Itzá


La diosa de los mayas se impuso para envolver de luz y magia el Castillo de Chichén Itzá y apareció con sus siete triángulos de plata: la Serpiente Lunar


REPORTE MAYA | El Castillo de Chichén Itzá, una de las siete maravillas del mundo moderno ubicada en el estado de Yucatán, registró la madrugada de este domingo el descenso de la Serpiente Lunar de Otoño, coronado por la conjunción de Júpiter y la Luna.

“Dicen que de las Lunas, las de octubre son las más bellas y tienen razón: la de este domingo tuvo un brillo tan especial, aportó magia y espectacularidad al momento de iluminar la zona arqueológica de Chichén Itzá”, dijo a EFE el poeta y traductor del idioma maya, José Antonio Keb Cetina.

El descenso estuvo coronado por el canto de los grillos y el Xooch, “el búho que está presente en la cultura maya, pues se dice que conoce el camino hacia el Xibalbá y es un ave tan poderosa por su sabiduría y clarividencia”, describió el custodio de la zona arqueológica, cuyos antepasados fueron sacerdotes de la élite maya.

Sin embargo, el cielo maya hizo un regalo especial: la conjunción de Júpiter con la Luna.

“Júpiter, que es uno de los objetos naturales más brillantes en el cielo nocturno y el quinto planeta en orden de lejanía al Sol, estuvo en conjunción con la Luna, ofreciendo un bello espectáculo nocturno”, precisó.

A las 5:23 h local, Uh la diosa de los mayas se impuso para envolver de luz y magia el Castillo y apareció esplendorosa, con sus siete triángulos de plata, la versión femenina de Kukulcán: la Serpiente Lunar, el fenómeno que descubrieron en 1993 el arqueólogo Víctor Segovia Pinto y el matemático Eddie Salazar Gamboa.

En esta ocasión el Castillo de Chichén Itzá también se iluminó con un lazo rosa con motivo de la sensibilización sobre el cáncer de mama que se conmemora en octubre.

Espectáculo que se debe compartir
Diversos servidores turísticos opinan que el fenómeno arqueo astronómico de la Serpiente Lunar, que se registra dos veces al año en el Castillo de Chichén Itzá se debe compartir a los visitantes locales, nacionales e internacionales.

Restauranteros, guías de turistas, hoteleros de la zona y habitantes consideran que apoyaría más a la economía local y aseguraron que antaño permitían el paso en horarios extraoficiales para que los visitantes disfrutaran del amanecer en este sitio arqueológico.

La entrada en algunas zonas arqueológicas, como Chichén Itzá, Tulum y Cobá, se manejaba con boletos extraordinarios para ver el amanecer o después del cierre para permanecer un tiempo más en el sitio.

Actualmente, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el Patronato de las Unidades Culturales y Turísticas de Yucatán (Cultur) ofrecen, de martes a domingo, el espectáculo de videomapping titulado “Noches Kukulcán“.

Con información de EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button