DestacadasNacional

Trabajadores de Centro recuperan plazas robadas


El secretario del Ayuntamiento, Antonio Alejo, le había entregado plazas a su chofer y a su secretario técnico, entre otras


REPORTE MAYA | SAMUEL SOTO GILES | Después de ocho horas de fuertes reclamos, la dirigente sindical, Gabriela González Jiménez, y el secretario del Interior, David Morales Romero, firmaron la tarde de este miércoles un convenio con cada uno de los trabajadores afectados para entregar las plazas robadas el 30 de agosto.

Esta mañana, al no encontrar información en Palacio Municipal sobre el avance de la solución al conflicto, los trabajadores se trasladaron a las 11 horas a las oficinas sindicales ubicadas en el fraccionamiento Palmitas, en avenida Méndez y calle Zapotal, donde fueron atendidos por el Secretario de Conflictos.

De inmediato, otros integrantes de la directiva cerraron la puerta e impidieron la entrada a más trabajadores que iban llegando, así como a los medios de comunicación.

A las 14 horas de este miércoles, la dirigente sindical del Ayuntamiento de Centro, Gabriela González Jiménez, irrumpió en el reclamo de los trabajadores al secretario de Conflictos de la devolución de las plazas, para asegurar que desconocía la asignación de esas plazas, “todo lo hicieron a mis espaldas, y las voy a devolver”.

Al ocupar su lugar en el presídium, Gabriela González negó toda responsabilidad en la asignación de las plazas y culpó a los demás integrantes de la directiva de acaparar esa basificación para sus familiares, y dijo que las devolverá, que ella si está facultada para hacerlo.

Sin embargo, en la relación de sustitución de plazas aparece con la categoría de recolector Miguel Silván López, quien es señalado como la pareja sentimental de Gabriela González.

Por otra parte, el secretario de Escalafón, Dugald Jiménez Torres, cuando fue, a las 10 horas, a ofrecer plazas a quienes laboran por contrato en SAS a cambio de hacerse adeptos y calmar a la protesta, primero le preguntaron si de dónde iba a sacar esas plazas que prometía, respondiendo que “conforme se vayan recategorizando”.

Después de increparlo de que eso no podía ser porque ya estaban ocupadas las vacantes que dejaban los jubilados, le preguntaron si conocía a Irma Isabel López Segura, a lo que contestó que no.

Eso generó risas y rechiflas porque le dijeron que negaba a su esposa. “Bueno, sí, es mi esposa”, aceptó.

Además, está confirmado que en este acto de corrupción, el secretario del Ayuntamiento, Antonio Alejo Hernández, logró que su chofer Nahún Didiel Herrera fuera basificado. También le dio una plaza a Javier Solís García, hijo de su amigo Juan Solís Aguilar, quien en el trienio de Evaristo Hernández cobro sin trabajar, y que ahora es operador de Morena.

Esta reunión, que inició a las 11 horas, terminó a las 19 horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button